Una reflexión acerca del kit digital

Pronto hará un año que justificamos nuestro primer kit digital, hemos hecho muchos desde entonces y a pesar de las dudas iniciales, creemos haber hecho un trabajo correcto con los mimbres que el propio kit digital te proporciona, que son algo justos.
Con un poco de empeño y ayuda, se han podido ir solventando los problemas y tener un balance positivo aunque con algunos matices.

Desde el principio vimos que dos mil euros para un sitio web o un ecommerce al que debes dar soporte, mantenimiento, y hosting durante un año, no deja espacio para mucho, por lo que nos certificamos como agentes inicialmente solo con el objetivo de prestarlo para nuestros clientes.


El kit digital ha recibido críticas desde varios frentes, y por diferentes motivos.

Los proveedores de servicios que se quedaron fuera

El requisito que más crítica recibió en el sector del marketing digital, que es en el sector que nosotros trabajamos, fue el de la facturación mínima que una agencia o freelance debía de tener, para poder certificarse como agente digitalizador, que si no recuerdo mal era de 70.000 € en los dos años anteriores.
El sector digital está bastante atomizado, con agencias pequeñas y freelances, que no alcanzaban esos mínimos. En mi opinión, la facturación no lleva implícita la calidad de un trabajo, pero entiendo que buscaron una fórmula para que no se crearan empresas ad hoc, o se usaran empresas sin actividad, para ejecutar el kit digital.

Se ha repartido entre unos pocos…

El volumen económico gestionado ha sido tan grande,— unos tres mil millones de euros— que los players importantes de este país, se dedicaran con anterioridad a prestar estos servicios o no, han querido ser partícipes.
Bancos, o las grandes telecos, que siempre a volumen, contando con gigantescas bases de datos de clientes, y una capilaridad enorme, han optado en mi opinión por políticas muy agresivas en la captación de clientes y de dudosa calidad en la prestación del servicio, al menos en los tramos de 0 a 3 trabajadores y de 3 a 10. Por ejemplo:

  • Captar solicitudes para tramitar kits digitales antes de que se abriera el plazo, “impidiendo” de facto que el beneficiario lo solicitase, por supuesto, afirmando a esos posibles beneficiarios que ya tenían el kit solicitado, cuando era imposible porque el plazo no se había abierto.
  • Los bancos han captado clientes, ofreciendo préstamos para financiar el IVA que es lo único que el beneficiario tiene que aportar económicamente en el kit digital. Si una empresa o empresario, tiene que financiar 420 € de IVA para una subvención, a 12 meses, a mí al menos me da que pensar.
  • Subcontratar el servicio a los mínimos legales que el kit exigía, buscando solo rentabilidad económica y el corto plazo.

Yo quiero ganar dinero y si puedo automatizar o escalar un proceso lo hago, pero he tenido compañeros que han ido a montar un blog para un sitio web que había sido creado con el kit digital, y se han encontrado que le habían instalado un CMS, absolutamente desconocido, y que solo permitía 10 urls. En mi opinión puede cumplir la letra de la norma, pero creo que incumple el espíritu de la misma.

Estoy convencido de que desde AceleraPyme cuando pensaron en que el CMS permitiera que el beneficiario pudiera de manera sencilla realizar pequeños cambios en el contenido, cambiar una imagen o subir un producto, pensaron en un WordPress, un WooCommerce, un PrestaShop. Alguno de los CMS gratuitos que tienen un amplio soporte por parte de la comunidad de desarrolladores, que todo el mundo conoce y sobre el que hay miles de tutoriales gratuitos en todos los idiomas a un golpe de ratón.

Cuando el año de soporte acabe, un cliente nuestro, o de otros muchos compañeros, puede seguir con nosotros, o puede irse, pero el CMS que hemos instalad (nosotros hemos usado WordPress), es gratuito, creo que lo usan alrededor del 40% de las webs del mundo, y que cualquier desarrollador junior conoce. A mi cliente , al beneficiario, no le va a costar nada de esfuerzo encontrar quien le ayude si lo necesita. Desconozco que pasará cuando haya que actualizar esos CMS que han instalado algunos agentes digitalizadores, o cuando el beneficiario decida hacer un cambio, intentar mejorar mediante SEO, y cualquier consultor seo les diga que no es posible hacer nada o que es más económico empezar de cero de nuevo.

Mala calidad

Hay compañeros que critican la mala calidad de los servicios prestados, o que con ese presupuesto no se puede hacer un trabajo de calidad, en parte puedo darles la razón. El kit digital ha incorporado a un cliente nuevo, poco preocupado por el digital, y que se acerca solo a través de la subvención.

Ciertamente que yo he visto webs flojas o muy flojas, pero también he visto otras muchas otras correctas, son proyectos ligeramente distintos a los que habitualmente hacemos en agencia, con clientes que saben lo que es el mundo digital, las dificultades que tiene y los beneficios que aporta y también lo que cuestan los servicios de marketing digital.

Otra cosa distinta es considerar que con un presupuesto tan justo, no se puede desarrollar el trabajo que te gustaría o que entiendes como profesional debería hacerse, pero eso también nos pasa día a día con nuestros clientes habituales. En gran medida se trata de gestionar las expectativas de los clientes y hacerles entender que esto puede suponer el principio de una nueva fuente de captación de clientes, o bien que no sirva para nada. 

He pasado algunas horas con clientes, explicando que el sitio web o el e commerce que se puede hacer con el presupuesto proporcionado y con las obligaciones que el kit digital tiene, inicialmente no va a suponer un cambio significativo en su captación de clientes, pero que tomando como base esa web o ese ecommerce, se pueden empezar a hacer cosas desde el punto de vista del marketing digital, impensables para ellos antes de tener e commerce o sitio web.

Entiendo y respeto profundamente que muchos compañeros del sector hayan decidido no hacer Kits Digitales, nosotros nos hicimos agentes digitalizadores, como expliqué al principio para protegernos, no para coger nuevos clientes, pero hemos descubierto por el camino algunos proyectos interesantes, que posiblemente sin el kit digital no hubieran llegado hasta nosotros.
Hemos enfocado todos los proyectos con el foco puesto en que después del año que obliga el kit muchos de los beneficiarios del kit van a seguir siendo clientes, es evidente que algunos no continuaran, pero entendemos que muchos seguirán con nosotros.

Gestión y justificación

Un proyecto tan nuevo, y tan grande, ha sufrido de muchos vaivenes. Los agentes digitalizadores hemos recibido, muchos no se sabe, y muchos aquí te dicen una cosa y allá la contraria.
Para los del sector de la tecla, que estamos más acostumbrados a pelearnos con ceros y unos, y sobre todo con Google, sobre todo al principio ha sido complicado.

La justificación de la subvención, es decir demostrar que hemos hecho lo que dijimos que íbamos a hacer, ha correspondido a los agentes digitalizadores. Hemos desarrollado los proyectos, hemos demostrado que se han realizado conforme a lo que se solicitaba y los hemos cobrado, o no.
El beneficiario ha tenido poco que hacer, y eso es genial, los trámites farragosos matan a las subvenciones, pero también ha supuesto que quizá el beneficiario le dé menos importancia o menos valor al trabajo realizado.
Con anterioridad hemos gestionado otras subvenciones, donde el beneficiario paga primero y si todo va bien recupera el dinero después, por lo que está especialmente preocupado de la importancia de la subvención para su negocio, que se justifique correctamente, y de disponer o conseguir la financiación con anterioridad al proyecto.

Cobro

Somos los agentes digitalizadores los que recibimos el pago por parte de la administración a excepción del IVA, que nos lo paga el beneficiario. Para webs y comercio electrónico, el reparto del cobro ha sido el 70% después de justificar la subvención, y el 30% al año aproximadamente, después de otro proceso de justificación. Se puede alargar el cobro total de los proyectos hasta 20 meses desde que se iniciaron.

El proceso es como sigue:

El beneficiario firma el acuerdo con el agente y comienza a correr un plazo máximo de 6 meses para entregar el trabajo y justificar la subvención. Siendo la justificación correcta a la primera, el agente digitalizador puede tener el 70% (1400 €) ingresado en un mes más, si hay algún problema y hay que subsanar o acreditar algún procedimiento otro mes más. Desde que se empieza con el beneficiario pueden transcurrir hasta 8 meses, hasta que cobras ese primer 70%.

Esto ha supuesto un escollo, en muchos casos porque el agente soporta varios meses los gastos generados por el desarrollo de la web del beneficiario, en un sector muy acostumbrado a cobrar la mitad al empezar y la otra mitad al terminar, o a fees mensuales. Actualmente hay mucho trabajo en el sector digital, también es caro y complicado encontrar profesionales. Puede entenderse que una agencia no quiera dedicar tus recursos a proyectos menos rentables, y que además su cobro se demora en el tiempo.

Antes los tres meses de firmar el acuerdo inicial debes emitir factura, y el beneficiario debe pagarte el IVA, este requisito es imprescindible para poder cobrar. La mayoría tratamos para esa fecha de haber terminado el trabajo o tenerlo muy avanzado, pero si el beneficiario no paga el IVA antes del plazo máximo de 6 meses NO se cobra el kit digital, tu cliente tiene ya su web, o su ecommerce pero dice que no te ingresa el IVA, y simplemente no cobras.
Podrás reclamar judicialmente, pero el caso es que de momento no cobras. Es más si el beneficiario tiene deudas o un aplazamiento de pago con administraciones públicas, tampoco cobras el kit digital hasta que el beneficiario regularice su situación. 
En los webinars sobre justificaciones a los que he asistido, he podido escuchar de otros compañeros agentes digitalizadores situaciones de todo tipo.

Los requisitos del kit digital recomendaban / obligaban a firmar una acuerdo de prestacion de servicios privado entre las partes, pero al final suponen trámites judiciales caros y que en los que la administración no interviene a favor de ninguna de las partes. En este punto entiendo que red.es debería pagar al digitalizador y que luego actuara contra el beneficiario.

Bajo nuestro punto de vista, el resultado mucho más positivo de lo esperado, la ayuda recibida en nuestro caso por las cámaras de comercio a la hora de las subsanaciones ha sido en general muy buena y fluida, aunque de momento no se nos ha quedado ninguno sin cobrar, y eso mejora la sensación.
Pensamos que estamos haciendo un buen trabajo, con un enfoque medioplacista, a los clientes le hemos dado un producto básico, que se puede mejorar si se quiere o si necesita.
Pretendemos que se queden con nosotros pasado un año, pero si se van cualquiera puede ayudarles porque lo hemos hecho con un CMS universal.

Deja un comentario